La Luna

La Luna

La Luna es, después del Sol, el objeto más brillante del cielo. Aunque el Sol y la Luna parecen casi iguales sus dimensiones son completamente diferentes entre sí. El Sol es el cuerpo central de nuestro Sistema Solar: todos los planetas, incluida la Tierra, orbitan a su alrededor. El Sol tiene un diámetro de 1,4 millones de km y se encuentra a una distancia de unos 150 millones de kilómetros.

La Luna, con un diámetro de 3.476 km, es mucho más pequeña; aproximadamente una cuarta parte del diámetro de la Tierra, de la cual se encuentra a una distancia media de 384.000 km. Comparado con la Tierra (y no con el Sol), orbita en 27,3 días, un intervalo idéntico al que invierte en rotar alrededor de su eje. Esta sincronía entre rotación y traslación hace que la Luna mantenga la misma cara orientada permanentemente hacia la Tierra. Por este motivo nunca veremos la cara oculta de la Luna, aunque los ingenios espaciales sí la han fotografiado y hemos podido ver un paisaje igual de impactado.

Debido a la cercanía a nuestro planeta, la Luna es el cuerpo celeste mejor estudiado. Desde los tiempos de Galileo en el siglo XVII los telescopios la han apuntado y se realizaron los primeros mapas lunares. El primer atlas fotográfico de la Luna fue confeccionado en 1897. Varias décadas más tarde, la era espacial ha hecho que la Luna sea el único mundo extraterrestre visitado. Las misiones Apollo la visitaron en seis ocasiones y 12 astronautas tomaron centenares de kilogramos de muestras de su suelo y subsuelo y realizaron experimentos científicos. También las sondas no tripuladas Luna, Zond, Surveyor y Lunar Prospector analizaron su geología.

Aunque a menudo nos referimos a la Luna como “brillante”, no emana su propia luz, sino que simplemente refleja la luz recibida del Sol. Es por eso que su apariencia varía a medida que orbita la Tierra. La aparición de la Luna, a veces visible como una guadaña delgada en el cielo occidental después del anochecer, y a veces como un disco lleno, iluminando la mitad de la noche, confunde a mucha gente. La razón de esto se explica mejor con la ayuda de un diagrama.

La ilustración no está a escala, pero muestra lo que sucede. La Tierra está en el centro y la órbita lunar está dibujada como circular. Durante su órbita alrededor de la Tierra, vemos una parte diferente del lado iluminado de la superficie lunar. Cuando la Luna está aproximadamente entre el Sol y la Tierra, solo vemos su lado oscuro. Nosotros a esto lo llamamos Luna Nueva. En esta fase la luna está completamente invisible.

Después de unos días, vemos una pequeña guadaña en el cielo nocturno; una parte del lado iluminado se asoma por el borde. Después de casi una semana, el disco lunar está medio iluminado y lo llamamos Cuarto Creciente. Una semana después vemos iluminado el disco completo. Esta es la Luna Llena. Después de unos días llega la Luna Menguante y finalmente el regreso a la fase de Luna Nueva.

De una luna nueva a la siguiente se necesitan aproximadamente 29,5 días, dos más de los necesarios para que la Luna realice una órbita alrededor de la Tierra. La razón de esto es que mientras la Luna gira alrededor de la Tierra, esta gira alrededor del Sol.

La gravedad de la Luna atrae a la Tierra, lo que hace que crezcan los océanos y produzca las mareas. La fuerza de la marea hace que la rotación de la Tierra sea más lenta y, por lo tanto, la Luna se separe de la Tierra unos 3 cm cada año.

Por favor, valora este artículo
(Votos: 2 Promedio: 4.5)

Los comentarios están cerrados.