Eclipse lunar

Eclipse lunar o eclipse de Luna

Un eclipse de Luna se produce cuando la Tierra se interpone entre la Luna y el Sol. Así, la Tierra impide que la luz del Sol llegue a la Luna, por lo que la Luna desparece completamente de nuestra vista a medida que la sombra de la Tierra la va cubriendo. La Luna no tiene luz propia, sólo brilla porque la luz del Sol se refleja en su superficie. Entonces la Luna se vuelve de color rojizo anaranjado, y esto sucede porque la atmósfera de la Tierra absorbe todos los otros colores del espectro.

Por lo tanto, si la Luna da una vuelta completa alrededor de la Tierra todos los meses, ¿por qué no tenemos un eclipse cada mes? Pues porque no siempre la Luna se interpone en la sombra de la Tierra. Y esto sucede porque la órbita de la Luna está algo inclinada con respecto a la órbita de la Tierra alrededor del Sol. La mayor parte del tiempo la Luna está por encima o por debajo del plano de la órbita de la Tierra. Entre dos y cuatro veces al año, la Luna pasa a través de una parte de las sombras de umbra o penumbra de la Tierra y sucede algún tipo de eclipse.

Los eclipses lunares sólo pueden ocurrir en Luna Llena. Para que suceda el eclipse es necesario que la Luna pase a través de la zona de sombra de la Tierra. Esa sombra en realidad está compuesta por dos zonas de sombra en forma de cono, claramente diferenciadas, una dentro de la otra. Por una parte, la sombra externa o penumbra. Es donde la Tierra bloquea una parte de los rayos del Sol que llegan a la Luna. Por otra, la sombra interior o umbra, es donde la Tierra bloquea toda la luz solar para que no llegue a la Luna.

Los eclipses lunares pueden ser de tres tipos:

  • Eclipse lunar penumbral. La Luna pasa únicamente a través de la zona de penumbra. Son eclipses muy sutiles y difíciles de observar, ya que apenas es perceptible por el ojo humano el cambio en la luz de la Luna.
  • Eclipse lunar parcial. Una porción de la Luna pasa a través de la zona de umbra de la Tierra. Este tipo de eclipses son más fáciles de ver que los penumbrales, porque ya se aprecia el oscurecimiento en una parte de la Luna.
  • Eclipse total de Luna. La Luna completa pasa a través de la zona de umbra de la Tierra. Estos eclipses son bastante llamativos debido al color rojo anaranjado de la Luna durante la fase de totalidad. En ellos se aprecia totalmente el oscurecimiento de la Luna.

Todos los eclipses totales comienzan con una fase de penumbra, seguidamente una fase de eclipse parcial, después se llega a la fase de totalidad, y terminan con otra fase de eclipse parcial y otro eclipse penumbral.

Aproximadamente un 35% de los eclipses son penumbrales, que son difíciles de observar, incluso con telescopio. Otro 30% son parciales, fácilmente visibles a simple vista. El resto, aproximadamente otro 35% son eclipses totales, bastante sorprendentes de observar.

Cómo observar un eclipse lunar

Los eclipses lunares son totalmente seguros de observar. No se necesita ningún tipo de filtro protector. Una forma muy sencilla de observar un eclipse lunar es a simple vista. También pueden utilizarse prismáticos, que ayudarán a ver mejor la coloración rojiza durante la fase de totalidad. Bastarán con un par de 7X50 o 10X50.

He realizado una selección de los mejores prismáticos para astronomía. Tanto si estás comenzando en la astronomía, como si ya te sabes mover por el cielo. En este enlace te explico qué requisitos básicos deben cumplir unos buenos prismáticos astronómicos.

Si estás comenzando en la astronomía, quizá prefieras unos prismáticos que no sean demasiado caros pero a la vez que sean de buena calidad. También es necesario que no tengan muchos aumentos, para que no se hagan demasiado pesados, y por tanto difíciles de mantener en las manos sin cansarte, por lo que ya se haría necesaria la compra de un trípode. Por tanto, es suficiente con unos 7X50 o unos 10X50.

SP&SG 7X50.

Estos prismáticos son de 7X50, por lo que tienen 7 aumentos y lentes de 50mm de diámetro.

Tienen prisma BAK4, que te darán imágenes más claras y nítidas. Su recubrimiento multicapa te darán una visión más clara, sin aberraciones cromáticas.

Su relación calidad precio, los hace inmejorables para todos aquellos que buscan unos binoculares baratos, buenos y poco pesados.

Fáciles de transportar por su compacto tamaño y su reducido peso.

Praktica 7×50 Falcon.

Tienen 7 aumentos y lentes de 50 mm de diámetro.

Con su kilo y 20 gramos de peso, son cómodísimos de transportar y de sostener mientras realizas las observaciones.

Dan imágenes nítidas y claras y realmente te impresionarán por su buenísima relación calidad precio. Su gran pupila de salida captura imágenes más brillantes en condiciones de poca luz, perfectas para observación astronómica.

Los Praktica Falcon vienen equipados con un estuche para transporte, correa para el cuello, tapas para cerrar las lentes, tapas para cerrar oculares, un paño para limpiar las lentes y una garantía de 25 años. Unos prismáticos para toda la vida.

Praktica 8×40 Falcon.

Tienen 8 aumentos y un díametro de 40 mm. Tienen prismas BK-7 y toda su óptica tiene recubrimiento multicapa, por lo que maximizan la transmisión de luz para obtener imágenes claras y brillantes.

Posee cuerpo antideslizante y su rueda de enfoque permite enfocar rápidamente los objetos a diferentes distancias.

Viene equipado con estuche, correa para el cuello, tapas para oculares, tapas para lentes, paño para limpiar las lentes y una garantía de 25 años.

Celestron Up Close G2 10X50.

Tienen 10 aumentos y lentes de 50mm de diámetro.

Con un peso de 765 gramos, estos binoculares de alta calidad tienen un precio muy asequible. El tipo de prisma es BK-7. Su óptica tiene revestimiento múltiple por lo que son muy luminosos. Con ellos se obtienen imágenes más brillantes y nítidas con altos niveles de contraste.

Su cuerpo está recubierto de caucho y es ergonómico, para una mayor comodidad en su manejo. Son antideslizantes y resistentes al agua.

Vienen equipados con estuche blando, correa para el cuello, tapas para oculares y lentes, paño para lentes y manual de instrucciones.

Si buscas prismáticos más grandes, estos son espectaculares. Son los que yo elegí y estoy contentísima.
Celestron Sky Master 15X70.

Binoculares con prismas de porro y 15 aumentos. Objetivo de 70 mm para un mayor brillo de la imagen en condiciones de baja luminosidad y largo alcance. Estupendos para observaciones astronómicas por su nítido enfoque.

Recubrimiento protector de goma para un agarre ultrafirme. Debido a su tamaño y su peso se necesita trípode para su uso.

Peso: 1,360 kg.

Trípode Hama Star 61.

Trípode con patas terminadas en goma para un firme control sobre una amplia gama de terrenos. Tiene estructura de aluminio, por lo que es un resistente soporte para prismáticos de hasta 3 kg.

Usando trípode nos libramos de las vibraciones de las manos y conseguimos una imagen más estable y nítida.

No debe olvidarse el adaptador para los binoculares. Sin él no es posible colocar los binoculares en el trípode. Hay que asegurarse antes, ya que algunos prismáticos grandes traen el adaptador de fábrica.

Fabricado en metal de alta calidad para garantizar su solidez y estabilidad.

Soporta hasta 5 kg de carga.

Celestron Sky Master 20X80.

Si prefieres unos prismáticos aún más grandes, estos 20X80 tienen una pupila de salida de 4mm. Sus 20 aumentos y su objetivo gigante de 80 mm ofrecen el máximo brillo de la imagen en condiciones de poca luz y largo alcance, por lo que son perfectos para astronomía.

Son resistentes al agua y su cubierta protectora de goma ofrece un agarre ultrafirme. El botón de enfoque central es grande, por lo que es muy sencillo enfocar.

Utilizan prismas BAK-4 de alto índice. Son ideales para quienes usan gafas, ya que hay bastante distancia entre la pupila y el ocular.

Su óptica lleva revestimientos múltiples para imágenes más nítidas y claras.

Incluye un estuche blando para su conservación y un excelente adaptador para trípode. Tienen garantía de por vida.

Celestron Sky Master 25X100.

El summum de los prismáticos. 25 aumentos con prismas de porro y un objetivo gigante de 100mm. Su pupila de salida es de 4mm. Cuenta con prismas BAK-4 de alta calidad. Tiene una lente objetivo gigante de 100 mm para ofrecer el máximo brillo de la imagen en condiciones de poca luz y largo alcance. Óptica con revestimientos multicapa para una visión más nítida y clara.

Distancia entre ojo y ocular ideal para usuarios de gafas.

Peso 3969 gramos.

Cubierta protectora de goma para un agarre ultrafirme. Varilla adaptadora de trípode integrada para un montaje de trípode aún más estable.

Celestron ha diseñado y mejorado los modelos más grandes de SkyMaster para satisfacer las demandas especiales de las largas sesiones de observación astronómica. Para una estabiliad máxima y una alineación óptica segura, este modelo presenta un refuerzo estructural mejorado en el cuerpo del binocular. Este modelo incluye también un adaptador de trípode super rígido integral.

Incluye estuche acolchado de lujo para viaje y almacenamiento seguro, así como tapas de lentes, maletín de transporte, correa para el cuello, paño para limpieza de lente y manual de instrucciones. Está diseñado para brindar años de magníficas vistas de los cielos. Garantía de por vida.

Valoración
[Total votos: 0 Media: 0]

Los comentarios están cerrados.